LA SOLEDAD. RAFAEL ALBERTI

Posted in General with tags on 24 julio 2015 by Pilar Rojas Martínez

images

LA SOLEDAD

ESCENA I

Vendrá.
Vendrá.
Lo ha escrito.
La semana que viene.
Mientras, blanqueo la casa,
arreglo la cocina,
termino de pintar el techo de la alcoba.
Ahora
tengo una nueva cama,
dos sillas de nogal,
una cómoda, un buen palanganero,
una mesa que no se tambalea…
Somos dos solamente… ¿Qué más puedo querer?
Afuera,
en mitad del jardín,
engordan los tomates…
Hay acelgas, lechugas,
rábanos, zanahorias…
Las patatas,
reventando en la tierra,
sólo están esperando su llegada.
Las ramas del durazno se doblan… El ciruelo
no puede aguantar más… Cuando los miro,
parece que me dicen: “No nos toques. Ya viene.”
Tengo un gallo cantor
y hasta siete gallinas ponedoras…
Todo está preparado.
Vendrá. Pienso que el martes…
si no, a lo más tardar,
la mañana del miércoles…
o quizás en la noche… Sí, mejor… ¡En la noche!

ESCENA II

Vendrá.
Vendrá.
Lo ha escrito.
Ya pasó una semana.
Viene desde muy lejos…
De allá del norte… En tren…
Casi dos mil kilómetros…
Muy lejos… Malos trenes…
Y el calor… Y el polvo
que entra por todas partes…
La casa está ya lista: una paloma blanca
de cal pura… Lucientes,
más brillantes que el oro,
la sartén, el perol, la cacerola… Y luego,
la cama grande, grande… cubierta de una colcha
de colores, con pájaros…
Pero muchos kilómetros sin nadie… Eso me han
dicho…
Y el calor… Y el polvo…
Tendrá sed… Aquí, el agua
no falta casi nunca… Va a gustarle esto mucho…
Poco trabajo para ella… Yo
lo haré todo. Soy fuerte todavía…
¿Ella? Bueno. Veremos.
Es mi mujer… no quiero que se canse.
“Trae aquí esos tomates… Mira, aquéllos de allá,
tan colorados…” Nunca los ha visto.
Dirá que no… “¿Lechugas como éstas,
tan blancas? ¿Y los rábanos? ¡tampoco!
Vamos, mujer… Te esperan las gallinas…
¿Qué más quieres? El postre
ahí lo tienes colgado del ciruelo.
Extiende el delantal y sacude una rama…”
Ya es muy tarde. Le tomo la cintura…
Se sonríe… ¡Qué hermosa!
Apagamos la luz…
Así. ¡Cuántos kilómetros!
Hoy es miércoles ya… Vendrá esta noche.

ESCENA III

¿Vendrá?
Puede que venga.
Lo dice en esta carta que aquí llevo.
Se está yendo el verano… Y llueve. Las patatas…
¡cuántas ya se han podrido!
Los tomates se hincharon de tal modo
que rodaron por tierra, derramándose.
La fruta se acabó. Nunca los pájaros
comieron más duraznos y ciruelas.
Las acelgas… ¡Qué viejas y amarillas
están ya! ¡Qué buen tonto
sería si plantara de nuevo más lechugas!
Las gallinas cloquean por los muertos sembrados.
La lluvia ha enverdecido el banco de la casa.
La cocina está negra de hollín… Miro las sillas…
Una está sin usar… la otra ya tiene
partido un palo… El suelo
cruje sucio de tierra.

En un rincón, la escoba se aburre. Hace ya un mes
que no lavo las sábanas… Tan sólo,
enganchada de un clavo del muro de la alcoba,
sigue la nueva colcha de los pájaros.
Llega el otoño ya.
Mi mujer no ha venido. Yo no la conocía…
No la conocí nunca.
Era joven. Lo sé.
Unos veintidós años…
Aquí tengo su carta…
Yo he cumplido sesenta…
El polvo… El calor… Tal vez tantos kilómetros…
¡Vaya usted a saber!

RAFAEL ALBERTI

ESTETOSCOPIO

Posted in General on 19 mayo 2015 by Pilar Rojas Martínez

estr

ESTETOSCOPIO
Pon el oído sobre el pecho de este país del diluvio y la luna
con pálidas mandíbulas de plata enmascarado de malaria en
un celeste distrito prohibido
en el plumaje real de las hojas
escucha allí adentro
el sordo crujido de los roperos de la muerte hinchándose con
la dilatación del invierno el graznido de la pantanosa región
del delta toda esa agua inmovilizada por las estrellas en
semejante esplendor enemigo
mira encenderse bajo la sombra de la niebla el filamento
eléctrico de la muerte
el amenazante sueño de una raza en el revés de la tierra

Escucha en tu cerco (y uno es siempre extranjero) los
fantasmas filtrados entre las raíces
escucha escucha
el trueno del monzón subterráneo el ronquido de las cebollas
enterradas hace mil años el crótalo del hormiguero que se
ramifica el corazón azul de los monos la savia terrible que
nutre esas hojas vampiras el zumbido de los muertos
preparando su cena y su salto

Escucha ese corazón delator
de detritus que ascienden hacia ti cal viva
minerales comidas del tiempo
y más abajo
el grito del negro injuriado el tumulto del saqueo el susurro
de plegarias en la iglesia llena de cuernos de búfalo y el blues
del jabón nupcial de la amante desnuda en un líquido
perfumado que fosforece
en el país que ya no verás nunca

(Y nadie quería volver a nacer cubierto de escamas rojas
coronado de murciélagos en el gran final en el héroe indecente
en el usurpador con espalda de cerdo nadie quería ser amputado
por la selva beber esas esponjas tenebrosas de la niebla
escuchar esa lengua del revés del agua
del revés de las frutas
oír allá adentro ese chasquido
de tu piel sola sobre tus huesos solos)

Enrique Molina

A PLENA PENUMBRA

Posted in General on 28 abril 2015 by Pilar Rojas Martínez

A PLENA

Del libro A PLENA PENUMBRA de la poeta Norma Menassa:

LA MADUREZ NO ES LA MUERTE

Patrón endurecido por el silencio y por la ausencia,

estrechas mis muñecas de presa y corres mas allá del mar

a depositar las máscaras de mi piel que cubrieron mis paso por las

extranjerías.

Mundos por los que navegué volcaron su aliento en mi garganta

y me dieron ese sabor de mujer feliz mezcla de arcilla y ola.

Como si fuesen sombras de una llama,

se bañan entre miel y vino púrpura las impaciencias

que veo circular frente a mi rostro ovalado,

apetecible como una fruta henchida por el brillo repetido del alba,

que urgido se pervierte mirando desde abajo

para escuchar en el ruido de las ruedas

como se revientan los globos de la ruta secreta de la muerte.

Ya te husmeé desde aquel día en que los embriones dejaban su

bolsa placentaria

y te derribé sin ofenderte en medio de mi placer de víctima

triunfante.

Por ahora aquí estoy, tengo una complicidad estrecha con mi

espíritu

viendo como se queman las naves del regreso,

más viva que el olor del agua en el reverso de la oleada

y el verde liquen que viste la desnudez de la roca submarina.

Pon la memoria en fuga, tranquilízate,

no vengas ahora apresuradamente a tomar el timón que tu trono

taciturno

ha quedado replegado entre la muchedumbre que soy

y mi cuerpo, manchado por mil lunas,

es una carne regia que oculta la cifra de mi nacimiento

entre números estelares que ascienden cada noche por oriente.

De nada sirve la luz de una lámpara en pleno mediodía.

Amarillo dulzor, la plena madurez, recorriendo las velas de mis alas

migratorias.

Surco tu negro mar, admiro tu potencia, pero escucha el ruido de la

horda, parece una colmena de futuro,

todos los extraviados en busca de la verdad divina,

una arrogancia intemporal me invade, escúchame decir: mi casta es

de vivientes.

NORMA MENASSA

SALUD ES POESÍA-POESÍA ES SALUD

Posted in General with tags , , , , on 21 abril 2015 by Pilar Rojas Martínez

REVISTA

Salud es Poesía-Poesía es Salud nº 19 ya está en internet. Les invito a que la lean:

“La consistencia del amor tiene dos vertientes, una de ellas es la que indica la especie humana. El amor como sentimiento a nivel de especie. Sin amor no habría apareamiento, sin apareamiento no habría reproducción de la especie. Por lo tanto amar es ser también un poco vaca, un poco toro, un poco… Hay que decirlo sin problema. En cambio hay un amor en donde el sujeto — después de variados mecanismos que ya estudiaremos a lo largo de la obra de Freud— en lugar de enfermar o de reprimir, consigue transformar la realidad que no gozará, que gozará otro. Es decir, algo que el sujeto da a quien no es y no conoce. Y eso es el amor. Ese amor, esa tendencia, es la productora de la civilización. “

http://www.editorialgrupocero.com/revist…/…/SesPyPesSN19.PDF

Acceso a los otros números de la revista
http://www.editorialgrupocero.com/revistas/salud/inicio.htm

www.editorialgrupocero.com

YA PUEDE LEER EN LA WEB EL Nº 149 DE LAS 2001 NOCHES

Posted in General on 18 marzo 2015 by Pilar Rojas Martínez

ORACIÓN DE UN DESOCUPADO

Posted in General with tags , , on 15 enero 2014 by Pilar Rojas Martínez

ImageEl árbol de la vida. Gustav Klimt

Padre,
desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,!
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mí y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello

Juan Gelman

 

Ya está en Internet el Nº12 de la REVISTA DEL CORREDOR DEL HENARES “SALUD ES POESÍA – POESÍA ES SALUD”

Posted in General with tags , , , , on 18 diciembre 2013 by Pilar Rojas Martínez

Ya está en Internet el Nº12 de la REVISTA DEL CORREDOR DEL HENARES “SALUD ES POESÍA – POESÍA ES SALUD”. Os dejo el enlace

http://www.editorialgrupocero.com/revistas/salud/SesPyPesSN12.pdf

pys 12

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores